Se cumplen 150 años de la instalación del primer semáforo

  • Published in

Hace 150 años, en 1868, se instaló en Londres el primer semáforo. Desde entonces, este mecanismo ha regulado millones de cruces y sus luces rojas, verdes y naranjas han pasado a formar parte del imaginario colectivo de toda la Humanidad. El semáforo londinense era un artefacto diseñado por John P. Knight, un ingeniero de ferrocarriles. Básicamente, era una copia de los semáforos que ya existían en las vías del tren: dos brazos móviles accionados por cables. Cuando el brazo estaba bajado, se podía pasar. Si se levantaba horizontalmente, había que detenerse y si formaba 45 grados con la horizontal significaba precaución, como el ámbar de la actualidad. El comisionado de Policía de Londres publicó instrucciones muy precisas para obedecer dichas señales. El problema estaba en que no era automático, y necesitaba a un policía en la base de la torre las 24 horas del día operando los brazos con una manivela. Cada brazo disponía de una lámpara de gas (una roja y otra verde). Menos de un mes después de su instalación explotó, muriendo el funcionario que debía de vigilarlo. El primer semáforo permanente se instaló en 1914 en Cleveland (Ohio. EE. UU.) y en Europa se colocó en París, en la plaza Strasbourg-Saint Dennis.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.