Consejos a la hora de elegir un seguro para un vehículo clásico

  • Published in

Todos sabemos a estas alturas que nuestros vehículos deben estar asegurados para circular, sean clásicos o actuales. Un coche o moto clásicos no queda eximido de la obligatoriedad de estar cubierto por una póliza de seguro por ser más antiguo. Lo que si que existen son seguros específicos para esos vehículos clásicos, pólizas diseñadas para cubrir el uso de esos medios de transporte que ya tienen unos años a sus espaldas.

En su parte fundamental, las pólizas de seguro para clásicos se diferencian poco de aquellas que cubren nuestros vehículos de uso habitual. Pero existen dos diferencias muy importantes entre ambos tipos de pólizas, la primera y más llamativa es el precio. Los vehículos clásicos suelen pagar unas primas muy reducidas en comparación con los vehículos de uso, digamos, normal, debido a la baja frecuencia de uso que se asume para los vehiculos clásicos y, por tanto, su reducido nivel de siniestralidad.

Existe otra diferencia menos evidente y, muchas veces, poco explicada, desconocida para el aficionado pero que resulta vital para sus intereses. Nos referimos a la valoración que define la póliza de clásico para el vehículo que asegura. Estamos habituados a asegurar nuestros coches o motos, vehículos con no demasiados años. El valor que se asocia a esos vehículos viene dado por el año en que fueron matriculados, es decir conforme pasan los años su valor se va reduciendo. Eso para un coche o moto actual no tiene demasiada importancia pero para un vehículo con 20 años o más es un factor crítico. Es la diferencia entre que nuestro coche sea reparado tras un siniestro por la compañía de seguros o sea declarado siniestro total y tratado como una chatarra inservible.

El valor de mercado es el mejor amigo del aficionado al motor clásico. ¿Porqué es tan importante?, Pensemos en un SEAT 600. No tiene que ser de las primeras series; puede ser alguno de las últimas generaciones, del año 1973 por ejemplo. En caso de siniestro, recibe un golpe de un tercero siendo la culpa de ese tercero. El golpe provoca un daño en el 600 cuyo valor de reparación supera su valor venal ( el valor que tendría el coche/moto si lo vendiéramos en el momento en que ocurre el siniestro). Para un coche de 1973 su valor venal se asemeja al valor que ese coche tenga por su peso como chatarra. Nos podemos encontrar con la desagradable sorpresa de que un siniestro relativamente menor condene a nuestro precioso clásico a la basura. La compañía no se hace cargo de la reparación al declarar al coche como siniestro total dado que el valor de esta supera por mucho el valor que tiene el coche.

Para un asegurado normal, como podemos ser cualquiera de nosotros con nuestro coche de diario, esta situación descrita es muy difícil que se dé. Para un aficionado al motor clásico, que maneja coches y motos con la antigüedad suficiente para ser catalogados como tales por la compañía de seguros y que, por tanto, pueda asegurar su vehículo bajo una póliza con esa denominación, el que su vehículo sea valorado a valor de mercado, y que esto venga descrito en su póliza de forma explícita, tiene una importancia capital. Es la diferencia entre que su vehículo esté cubierto y tenga la garantía de que la póliza contratada cumpla con la función que se espera de ella, o que su póliza sea papel mojado, totalmente inútil.

¿Cómo se calcula el Valor de Mercado de un clásico, moto o coche?. El valor de mercado necesita también una definición. Si seguimos con el ejemplo del SEAT 600 L fabricado en 1972 ó 1973, veremos que se cotiza en el mercado a un precio claramente superior al de su valor al peso en la chatarrería. Para conocer esa cotización acudiremos a la información que sobre ese modelo nos faciliten, al menos, tres publicaciones especializadas del sector de los vehículos clásicos, o en valores obtenidos en Internet, calcularemos la media con estos datos y a partir de ahí tendremos una definición clara del valor de mercado de ese vehículo.

 

 

Fuente: Alfonso Fígares

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.