Jorge Prado vuelve a triunfar en Assen

  • Published in

La megafonía del circuito de Assen tiene bien guardado en la memoria el himno español. En más de cuarenta ocasiones la bandera española ha estado en lo más alto del podio. Sin embargo, lo ocurrido este fin de semana es toda una novedad, porque la moto que ha ganado en el circuito de los circuitos lleva tacos en las ruedas y el piloto que lo ha hecho es la máxima esperanza que nuestro país jamás ha tenido en el deporte del motocross: Jorge Prado García.

El Gran Premio de Holanda lleva tres años celebrándose en el TT Motodrome de Assen. La catedral mundial de MotoGP es desde entonces también una relevante cita del Mundial de motocross. El ejercito holandés lleva hasta la mítica pista centenares de camiones de arena para que durante una semana las escavadoras y apisonadoras den forma en torno a la chicane y la recta de meta a uno de los trazados más espectaculares del calendario. La prueba es además la penúltima del campeonato y en este caso ha servido para coronar al italiano Antonio Cairoli como campeón del Mundo en MX1.

Assen es además una pista talismán para Prado, quien en su primera participación en 2015 conquistó el título Europeo de 125 c.c.; en la segunda, en 2016 debutó en el Mundial de MX2 subiéndose al podio en una carrera memorable, y ahora, en 2017, ha seguido su trayectoria ascendente logrando la victoria absoluta en el Gran Premio

Del resto de españoles participantes tuvieron suerte desigual: el también gallego Rubén Fernández consiguió puntuar con un brillante 15º en la primera manga y un 19º en la segunda. Jorge Zaragoza en MX2 logró un punto al ser vigésimo en la segunda manga y José Butrón en MX1, saliente de lesión, no pudo puntuar en una pista muy complicada.

El fin de semana próximo, en la localidad francesa de Villars sosu Ecot tendrá lugar la última carrera del Mundial 2017 y allí Jorge Prado intentará poner un broche de oro a esta fantástica temporada, la del debut y el aprendizaje. La carrera de Assen forma ya parte de la historia también para las ruedas de tacos y lo hace por la consecución del noveno título del simpático italiano Tony Cairoli, quien fue levantado a hombros por los tifossi mientras sonaban fuegos artificiales en el cielo de la catedral y porque un "españolito" de solo 16 años ha reinado con maestría y soberbia sobre la arena.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.