BMW 640d Gran Coupé

  • Published in

La prueba del BMW 640d GC que publicamos hoy recupera las sensaciones que tuvimos al volante del 650i. 

Con sus cinco metros de longitud, el diseño exterior es impresionante con unas lineas angulosas que delimitan un perfil tan atractivo como agresivo.

El interior es el propio de una gran berlina en su versión coupé con dos plazas delanteras sobresalientes y dos traseras más testimoniales. En el habitáculo destaca la combinación de deportividad y elegancia.

La electrónica está presente en sistemas de seguridad activos como el control de estabilidad, antibloqueo de frenos, control de tracción, asistencia de frenado en curvas, control dinámico de frenos, asistente para arranque en cuesta, advertencia de cambio de carril, información sobre límites de velocidad Speed Limit Info, visión nocturna Night Vision, cámara marcha atrás, sistema de vista panorámico Surround View y asistente al aparcamiento.

El equipamiento puede incluir el kit deportivo que cuenta con faldones y taloneras personalizadas, inserciones cromadas y volante deportivo. La cantidad de equipamientos opcionales presentes en la gama hacen difícil pensar que se puedan encontrar dos unidades idénticas de la versión que nos ocupa.

El motor de la unidad de pruebas reportaba 313 CV con un cubicaje de tres litros, doble turbo, inyección directa, y cambio secuencial de ocho velocidades. No parece un diesel ni por prestaciones, ni por recuperación, ni por agilidad.

Resulta potente y razonablemente económico pues aunque el fabricante homologa una media de 5,5 no logramos bajar de los 8 litros a los 100. El habitáculo cuenta con una insonorización impecable.

Al volante, el BMW 640d Gran Coupé se comporta con nobleza y eficacia. Cambios fulgurantes, dirección precisa, frenada solvente, suspensiones optimizadas para acompasar comodidad y seguridad y un motor potente y elástico son elementos que configuran un excelente ejercicio mecánico.

A la sensación de placentera y segura conducción ayuda un equipamiento muy completo en el que cabe destacar los airbags frontales, laterales y de tipo cortina, cinturones de seguridad de tres puntos y reposacabezas de funcionamiento automático en caso de accidente que evitan lesiones cervicales.

Como resumen de nuestras impresiones al volante del BMW 640 d GCi señalar que estamos ante un automóvil muy atractivo de diseño, con gran personalidad, y que ofrece seguridad, deportividad y distinción a partes iguales.

El coste final del automóvil supone una cantidad importante que se puede ver incrementada en función de las anteriormente citadas opciones de personalización deportiva que son extras.

El precio base del producto es de 89.000 euros

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.