Audi R8 V10 Plus

  • Published in

"No le encuentro fallos". Fue la opinión de un prestigioso preparador alicantino cuando observó detenidamente por fuera a nuestro protagonista, el Audi R8 V10 Plus. A su aserto añadimos que recientemente probamos el que, para nosotros, es el mejor Audi de todos los tiempos, excluyendo las unidades de competición pura y dura. Y decimos esto porque el producto analizado tiene más de coche de carreras civilizado que de compañero de fatigas diarias urbanas y ruteras. Sus cifras: 610 CV y 330 kms/h.

A ello hay que añadir un chasis Audi Space Frame (ASF), una aerodinámica futurista y un nuevo sistema de tracción total quattro. El exterior cuenta con partes de carbono y con el sorprendente alerón trasero con el que se consigue que aumente la carga aerodinámica en el eje trasero.

El interior es lo más parecido a un cockpit de coche de carreras aderezado de un entorno premium con escenografía minimalista y pragmática. Tiene sendos relojes que advierten de que estamos ante un coche especial: en uno nos dice en cada momento la potencia que estamos utilizando y en el otro el par motor desarrollado. Se puede alternar entre diferentes modos de visualización y ajustar el cuadro de mandos digital según las necesidades en el modo individual. El conductor maneja el Audi virtual cockpit con el volante multifunción plus y puede mantener sus manos en el mismo y concentrarse en la carretera. De manera alternativa, el manejo puede efectuarse a través de la rueda táctil o de los botones de la consola central.

Tecnológicamente, dentro de una extensisima lista de gadgets, mencionaremos un detalle relevante: Audi puede suministrar faros LED con haz de luz láser que doblan el alcance de la luz larga. En cada faro hay un módulo con cuatro potentes diodos láser de sólo 300 micras de diámetro. Generan un haz de láser azul con una longitud de onda de 450 nanómetros. Un conversor de fósforo lo transforma en luz blanca con una temperatura de color de 5.500 Kelvin que es adecuada para el ojo humano. La luz láser, que se activa fuera de áreas urbanas a una velocidad superior a 60 km/h, ofrece una formidable ventaja en términos de visibilidad y seguridad para los conductores.

El Audi R8 V 10 Plus tiene dos opciones mecánicas pues el motor 5.2 FSI está disponible en dos versiones: una con 540 CV y otra con unos deportivos 610 CV que era el que incorporaba la unidad de pruebas cedida por el fabricante de Ingolstadt. El sonido del motor V10 aspirado, cuyo par motor máximo está disponible a 6.500 rpm, es ahora aún más profundo e intenso. 3,2 segundos es todo lo que necesita para convertir una primera impresión en una realidad. Es el tiempo que tarda el vehículo en alcanzar los 100 kms/h.

Al volante, lo que siempre recordaremos es el absoluto placer de conducción. Muchos coches te llevan; este hay que llevarlo. Y hay que saber llevarlo. Con sensatez. El potencial es inabarcable. Y por supuesto en circuito, que es donde se le puede sacar algo de partido. El arranque es de los que no se olvidan fácilmente. Sobre todo en un garaje. Si hay alguien cerca desprevenido no es raro ver caras de susto y sorpresa. Con las levas en el volante vamos subiendo/bajando de marchas a discreción. Algunos se pican. El conductor sonríe...Todo en él es espectacular. Desde la visión externa del propulsor al estilo del F40 hasta las variaciones de sonido según el régimen, la frenada, la dirección, las suspensiones, la aceleración, la recuperación o los fulgurantes cambios de marchas. Una obra maestra de la ingeniería automovilística.

En resumen. Hemos probado uno de los 10 mejores coches del mundo. No ya por potencia, que también, sino por una cuestión de tecnología. En 2.017, el Audi R8 V10 Plus es uno de los máximos referentes de la industria automovilística actual y dentro de una década estamos seguros que será un vehículo muy respetado por haber sentado las bases de lo que tiene que ser un coche de los denominados competición-cliente a lo largo del primer cuarto del presente siglo. Conducirlo es un placer absoluto porque va por donde le pedimos de manera noble y eficaz. Todos los componentes (dirección, motor, cambio, suspensiones y frenos) funcionan de manera modélica. Y nuestro amigo tenía razón. Nosotros, tras probarlo, tampoco le hemos encontrado fallos. Bueno, que el presupuesto no nos llega. Cuesta 209.000 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.