El 50% de los españoles desconoce las diferencias entre etiquetas ambientales

  • Published in

Hace unos meses, la DGT introdujo en el mercado las etiquetas distintivas que catalogan los vehículos según sus emisiones. Pero, recientemente, anunciaba el planteamiento de importantes cambios que afectan, concretamente a las denominadas etiquetas ECO, hecho que ha causado un importante revuelo en las últimas semanas. La realidad es que muchos de los españoles no tienen claras las diferencias entre etiquetas ni qué tipo de restricciones se van a aplicar a los diferentes vehículos, si se aplicarán por antigüedad de matriculación o se tendrán en cuenta otros parámetros.

De hecho, según los datos de un estudio llevado a cabo por el líder de venta de coches online Clicars.com, el 51% de los españoles desconoce las diferencias entre las etiquetas medioambientales existentes.

El concepto del etiquetado nació con el Plan Nacional de Calidad del Aire 2013-2016, en el que se propuso clasificar los vehículos teniendo en cuenta la contaminación que emiten. Estos datos se obtienen directamente del fabricante, no dependen del estado actual del vehículo. El plan contemplaba como objetivos la reducción de los niveles de emisión a la atmósfera de los contaminantes más relevantes y mejorar la información medioambiental.

Hoy por hoy, la incertidumbre en torno a las “pegatinas” está servida. Algunos ayuntamientos de todo el territorio nacional están contemplando adoptar la aplicación de los distintivos ambientales, otros ya lo han llevado a cabo. Es el caso de la capital, donde ya son obligatorias para acceder al centro de Madrid y, a partir del próximo 24 de abril, se extenderá a todo el término municipal de la capital.

La DGT ha querido simplificar el número de las etiquetas, y sólo hay cuatro opciones para ubicar cada vehículo. Y a pesar de que su uso ha sido recomendado, España aún tiene 7,6 millones de coches sin etiqueta medioambiental*. Clicars corrobora esta tendencia y es que, según los datos del estudio, de los españoles con vehículos a los que sí se aplica el distintivo medioambiental, los que no tienen etiqueta (52%) son más que los que afirman sí tenerla (48%).

En el caso de los vehículos que tienen la etiqueta, más de la mitad (55%) tienen la Etiqueta C (verde). Bajo esta pegatina, se encuentran los turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. También vehículos de más de ocho plazas y transporte de mercancías, tanto de gasolina como diésel, matriculados a partir de 2014.

Un 33% afirma tener la etiqueta B (amarilla), que corresponde a los automóviles gasolina que cumplen al menos Euro 3, matriculados del 2000 al 2005, y a los diésel, matriculados del 2006 al 2013, cumpliendo Euro 4 ó Euro 5.

Únicamente el 10% de los españoles afirma tener etiqueta Eco (azul y verde). En esta clasificación ya entran más posibilidades ya que contempla todos aquellos vehículos movidos por combustibles alternativos, especialmente los que utilizan GNC o GLP. También todos aquellos híbridos con menos de 40 kilómetros de autonomía en modo eléctrico.

Por último, la Etiqueta Cero Emisiones (azul) es la menos vista (2%). Son para vehículos 100% eléctricos, híbridos enchufables con una autonomía eléctrica de más de 40 kms. y los de autonomía extendida. Los coches eléctricos, híbridos y de gas están muy valorados por las prestaciones ecológicas que ofrecen, pero la realidad es que hoy por hoy en comparación con el homólogo en gasolina y diésel tienen unos precios altos. De hecho, los datos generales del estudio de Clicars desvelan que más de la mitad de los españoles, si pudieran, tendrían un coche eléctrico o híbrido (53%).

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.