La Concentración de Clásicos de Altea la Vella continúa creciendo

  • Published in

La Concentración de Clásicos de Altea la Vella siempre será especial. Ni es la más multitudinaria en vehículos ni la más concurrida en asistentes, pero es una reunión caracterizada por la presencia de excelentes coches, motos o camiones y por buenas conversaciones en torno a una afición común: las máquinas de mediados del siglo pasado. Altea Motor Classic ha reunido esta mañana en la pequeña pedanía alicantina alrededor de 200 vehículos, en un evento todavía muy joven, que crece de manera imparable año a año y que se encamina en 2020 a su décima edición.

Hoy era muy difícil seleccionar el listado de protagonistas mecánicos de la jornada pero nos quedamos con uno, un Isetta. La unidad procedía de Holanda, país en el que reside su orgulloso propietario, quien, acompañado de su mujer, hizo coincidir la quedada alteana con sus vacaciones.

Entre los coches, al margen del vehículo citado, vimos varias rarezas como un Seat 131 Supermirafiori, un VW Golf Country, un Renault 18 Break o un 914, por citar algunos de los más relevantes y entre las motos nos llamó la atención la gran cantidad de Mobylettes, además de una Vespino, multitud de Bultacos (a destacar una Sherpa 350) y Montesas, alguna Torrot, varias Guzzi, una Ural con sidecar y una Ducati Élite 200.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.