Peugeot 308 HDi 92 CV

  • Published in

La última generación del Peugeot 308 nos parece la más atractiva de todas, con un diseño que en conjunto resulta sugerente y moderno, al tiempo que sencillo y discreto. Muy bien. Leva luces LED de marcha diurna de serie en toda la gama y faros Full LED sólo en el acabado tope de gama. La nervadura del capó y la característica doble parrilla frontal junto a una trasera de imponente apariencia dan al vehículo una prestancia equiparable a la de productos de segmentos superiores. Hoy sacamos a colación la versión HDi de 92 CV.

El habitáculo es amplio y la capacidad de maletero ha crecido hasta los 420 litros. Luce un volante pequeño, achatado por arriba y por abajo. La instrumentación es completa y fácilmente legible aunque al principio echemos en falta que la relojería esté posicionada de manera distinta, con cuentarrevoluciones a la izquierda y velocímetro a la derecha y no a la inversa como sucede con nuestro protagonista.

El comportamiento es óptimo y el automóvil se mueve con soltura y ligereza. Es ágil y confortable, con unas suspensiones muy bien elaboradas para acompasar comodidad y seguridad. La frenada es prodigiosa. La mejor que hemos visto en años. Una dirección muy directa y un cambio de seis marchas muy bien escalonado y de accionamiento suave hace que el conjunto sea digno de encomio.

El propulsor mueve el coche con suficiencia. Con las restricciones actuales no necesitamos más, desenvolviéndose razonablemente bien en todo tipo de vías, sobre todo principales. El consumo es uno de los puntos fuertes del vehículo y hablamos de unos 5 litros a los 100 en conducción normal, lo que está muy bien pero en cualquier caso lejos de los 3,7 que anuncia el fabricante.

En cuanto al equipamiento señalar que el 308 HDI 92 CV cuenta de serie con llantas de 15 pulgadas, luces LED de marcha diurna, cierre centralizado, rueda de repuesto de tipo galleta, climatizador manual, radio CD/MP3, kit manos libres con tomas USB y auxiliar, regulador y limitador de velocidad, Stop&Start, ESP, elevalunas eléctricos delanteros, guantera refrigerada e iluminada, retrovisores eléctricos y volante regulable en altura y profundidad, entre otros elementos.

Como resumen de nuestras impresiones al volante del Peugeot 308 HDi 92CV señalar que estamos ante un vehículo muy equilibrado. cómodo y muy agradable de conducir, con un potencial suficiente, unos consumos muy contenidos, un equipamiento notable y una puesta en escena atractiva. Siempre lo recordaremos, porque nos llamó poderosamente la atención, la gran capacidad de frenado que tenía nuestra unidad de pruebas. Un vehículo muy interesante en conjunto y una versión totalmente recomendable. El precio del coche es de 19.100 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.