Citroën C1 Airscape

  • Published in

Un diseño optimista, personalidad simpática y estilo dinámico. Hoy analizamos el Citroën C1 Airscape, la versión descapotable del benjamín de la familia del doble chevrón, un urbanita de dimensiones muy contenidas, polivalente y compacto. Incorpora luces diurnas de LED que refuerzan el carácter tecnológico del producto francés. El modelo juega la carta del color con sus seis tonalidades disponibles. Su techo en tela suave deslizante se maneja eléctricamente y es de fácil accionamiento.

En el interior destaca su salpicadero, con atractivos detalles de color que dan un toque lúdico a la fachada multimedia, los embellecedores de los aireadores y la base de la palanca de cambios. Del habitáculo se desprende un ambiente alegre y abiertamente optimista con guarnecidos de colores vivos. Ostenta una ergonomía pensada para facilitar el uso diario con un maletero de 196 litros práctico y accesible gracias a que su bandeja trasera se escamotea al abrir el portón. Su volumen de maletero alcanza los 780 litros una vez que los asientos traseros han sido abatidos.

En el apartado del equipamiento cabe citar la climatización automática, el reglaje en altura del asientos del conductor, asientos delanteros con memoria en las versiones 3 puertas, asientos calefactables y numerosos huecos portaobjetos, cámara de visión trasera cuyas imágenes de la zaga se pueden ver en la Tablet táctil de 7’’ al seleccionar la marcha atrás, seis airbags (frontales, laterales, de cortina) y sistema ESP, que estabiliza la trayectoria del vehículo en caso de pérdida de adherencia.

El motor es un 3 cilindros gasolina 1,2 litros de 82 CV que utiliza tecnologías innovadoras, eficientes y económicas que le permiten mostrar un consumo de 4,3 l/100 km y una tasa de emisiones de CO2 de 99 g/km, ofreciendo al mismo tiempo vivacidad y agrado de conducción. Cuenta con la suficiente potencia como para que sus condiciones ruteras sean óptimas y en ciudad se mueve en su terreno natural con absoluta solvencia dentro de una conducción que en cualquier condición resulta placentera.

Al volante, el Citroën C1 Airscape ofrece confort de suspensión y al mismo tiempo comportamiento ágil y seguro en todas las circunstancias. Dirección, frenos y cambio actuán con precisión. La visibilidad es buena en todo tipo de ángulos. El limitador de velocidad y la detección de baja presión de inflado contribuyen a una conducción tranquila en todo momento. El fabricante propone como opción el Active City Brake, una función que permite el frenado automático del vehículo a una velocidad inferior a los 30 km/h y la alerta de cambio involuntario de carril , un sistema que avisa en el caso de rebasar involuntariamente una línea de la carretera.

Como resumen señalar que el Citroën C1 Airscape es un urbanita que se defiende muy bien en carretera. Sus medidas, que son perfectas para la ciudad que es su territorio ideal, y su techo practicable, lo convierten en un producto que suma a su practicidad de conjunto un carácter lúdico. Si a todo ello le añadimos la polivalencia, un buen equipamiento y altas dosis de seguridad, con la economía por bandera, estamos ante un producto muy interesante en zonas con buena climatología como es el caso del sureste peninsular. El precio del producto es de 13.400 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.