Ford Mustang GT Fastback 5.0 V8

  • Published in

Hay dos modelos icónicos del automovilismo estadounidense del siglo XX, el Corvette de Chevrolet y el Mustang de Ford. Hoy analizamos este último modelo en su versión GT, que rinde 418 CV. El Mustang GT ofrece cambios en su diseño, con un aspecto más agresivo y dinámico, con nuevos faros y paragolpes rediseñados. Y, en el habitáculo, además del renovado estilo, aparecen muchos más elementos tecnológicos, con una nueva instrumentación digital, con pantalla de 12 pulgadas, cuya vista se puede personalizar en función del tipo de conducción elegido.

El interior se desmarca de los últimos diseños interiores de Ford, precisamente lo que se espera de un vehículo que tiene personalidad propia. El nuevo Mustang cuenta con una pantalla de ocho pulgadas para controlar todo el sistema de infoentretenimiento y un sistema de control por voz. Es uno de los lugares en los que mejor se puede comprobar cómo ha pasado el tiempo, cómo han evolucionado los diseños y los sistemas de seguridad y comodidad, si se compara con la unidad de 1965. El maletero tiene 408 litros de volumen de carga.

El propulsor de la unidad de pruebas, un V8 de 418 CV reporta agilidad, elasticidad y progresividad. Según le exijamos, cambia de sonido y puede ser muy dócil o muy enérgico. Los caballos están ahí. Hay que dosificarlos. El consumo combinado homologado es de 13,5 l/100 km, aunque nosotros en los cinco días que lo tuvimos, incluyendo dos viajes de largo recorrido, conseguimos rebajarlo a menos de 11 litros. Bien es verdad que dosificamos el acelerador. Son tiempos de recortes...La caja de cambios, manual de seis velocidades, cumplía su misión de manera impecable: palanca corta con muy buen accionamiento y escalonamiento.

En materia de seguridad cabe destacar los ocho airbags incorporados y el sistema de sujeción de cinturón de seguridad de tres puntos para todas las posiciones de asientos. En cuanto al equipamiento incluye control de climatización dual y equipo de sonido con nueve altavoces.Y además, cierre centralizado con apertura por tarjeta/llave inteligente, protección antirrobo, distribución electrónica de la frenada o control de arranque en pendiente.

Al volante, la tecnología manda. Los controles electrónicos presiden el conjunto pero no evitan, en absoluto, la diversión en la conducción, porque el carácter lúdico del producto es consustancial a él. La relación peso-potencia es correcta y estamos ante un "muscle car" llevadero, conducible, noblote en cuanto le pillemos comportamientos y medidas. Las suspensiones son ahora "europeas", con un taraje de la amortiguación muy logrado para acompasar comodidad y seguridad en países orográficamente complicados como los del sur del viejo continente. La frenada es excelente y la dirección tiene tres grados de servoasistencia a elección del conductor.

Como resumen señalar que el Ford Mustang GT Fastback 5.0 V8 es un digno heredero de la mejor tradición automovilística estadounidense. Su magistral diseño, su concepción rutera, la actitud dinámica del conjunto, las medidas de seguridad incorporadas, la filosofía de su nacimiento y desarrollo y, sobre todo, la evocación a un arte, el cinematográfico, y a un país, Estados Unidos, admirable en muchos sentidos hacen de nuestro protagonista un modelo especial. Por tradición y veteranía muy pocos coches tienen el pedigrí del Mustang. La versión de acceso al modelo cuesta 39.950 euros y la probada 46.950 euros.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación de los usuarios. Para continuar navegando tiene que aceptar el uso de cookies. Si quiere informarse más sobre las cookies vea nuestra página de uso de cookies.

Acepto las cookies de este sitio web.